LA CRISTIADA

“El que escupe pa´l cielo, le cae en la cara”

Este era un dicho, un refrán, parte de la sabiduría del pueblo, que utilizaban mucho los cristeros, y precisamente con esta frase quiero empezar esta obra de difusión de la Cristiada.

Una vez, se publico un libro me parece que de Víctor Ceja Reyes, se llamo “Los Cristeros, crónica de los que perdieron”, título que no agrado para nada a los cristeros, y hoy, en esta pagina web, nos proponemos reivindicar la memoria de estos héroes mexicanos que tan poco de ellos se sabe en México.

Pasados ya 80 años del inicio de la Cristiada , conviene preguntarse, realmente perdieron los cristeros? Realmente perdió Cristo Rey y sus soldados? O se cumplió el dicho de los cristeros, en los federales y agraristas?


Analicemos algunos aspectos:

Los perseguidores quisieron quitarnos la fe, y ahora, somos de los países mas católicos del mundo, las mas grandes congregaciones religiosas, tanto femeninas como masculinas, tienen bastantes vocaciones de nuestro país.

Durante casi 60 años el gobierno de México busco ocultar la gesta heroica de los cristeros, hoy nuestro país es admirado por el noble combate librado por nuestros abuelos.

Quisieron acabar con nuestros sacerdotes, y al cabo del tiempo, es precisamente donde mas persecución hubo, que hay mas sacerdotes. Las zonas del centro y occidente de México, precisamente las más castigadas por la persecución, siguen siendo semillero de abundantes vocaciones.

Quisieron destruir nuestra Guadalupana para que el mexicano no la amara más, hoy, después del atentado de 1921, no hay un día en que miles de mexicanos no la visitemos y le mostremos nuestro amor.

Calles, el gran perseguidor del clero mexicano, al final de sus días, traicionado por aquel a quien casi consideraba un hijo, don Lázaro Cárdenas, Calles murió consolado por un sacerdote Jesuita, -el Padre Heredia- que era de los pocos que lo visitaban.

Pudiera decirse que al final, Cristo Rey ha triunfado con su combate de amor sobre el pueblo de México, pero eso lo iremos analizando poco a poco con muchos textos que nos permitirán comprender la grandeza y heroísmo de nuestros antepasados.

¡Viva Cristo Rey!